martes, mayo 17Música l Noticias l Entretenimiento

Sonya Cortés: “Hay que ser bien cab… para llegar a los 60 años con esta seguridad”

Motivada, con mucho amor propio, y determinada a que nada ni nadie perturbe su paz.

Sonya Cortés abraza sus 60 años con una actitud de celebración por la vida, enfocada en vivir sin prisa y con la sensación de libertad profesional que no había experimentado antes.

“Creo que los 60 son los nuevos 40 porque yo tengo que darle gracias a Dios que llegué a los 60 saludable, llena de vida. Me siento bien con Sonya”, sostuvo la artista, quien cumplió el 17 de febrero, y reflexionó sobre la etapa que atraviesa.

“Estos 60 me cogieron no dependiendo de un trabajo en la radio ni en la televisión, sino siendo empresaria de mi vida”, dijo. “Tengo la libertad de escoger si quiero o no quiero estar. Los tiempos cambiaron. Uno no va para nena, así que se les abran las puertas a todas estas nenas y quemen su fiebre de radio y televisión porque yo lo hice y yo lo viví. Ahora estoy en una posición, a mis 60, que puedo elegir. No tengo la necesidad de estar sufriendo porque no me llaman de algún lugar. No hay llanto, lo que hay mucha gratitud envuelta con relación a mi carrera profesional dentro del ambiente artístico”, añadió Sonya, quien presentará su stand-up comedy como antesala al monólogo Yo sí soy KBN@, a cargo de la actriz venezolana Alicia Machado, el próximo 9 de abril en el Centro de Bellas Artes de Caguas.

“Me dije ‘nada me quita mi paz’, y no solamente hablo de personas, sino también de situaciones. Situaciones que yo las respire y respire con dificultad, negativo, pa’fuera. Si Dios me ha dado la dicha de llegar a los 60 y sentirme tan bien, yo tengo que cuidar por Sonya como no cuidó nadie, porque nadie me ha cuidado. Yo he cuidado a todo el mundo menos a mí. Si llegué a los 60, es a quererme, a amarme y a cuidarme”.

Para celebrar, el 15 de febrero viajó a España, donde por dos semanas visitó Madrid y Barcelona. “Cada década se me han ido cumpliendo metas a donde yo cada 10 años he querido llegar y llegar bien. Los 60 no han sido la excepción. No quería celebrarlos en una fiesta de cumpleaños. Quería celebrarlos viajando en un viaje que me trajera recuerdos cuando bailarina, cuando llego a España, cuando comenzó el boom de la salsa, y me quedo a vivir en España”.

A principios de los 90, lo que comenzó como una contratación de un mes para trabajar en el país europeo, se prolongó por tres años. La experiencia la llevó a trabajar principalmente como coreógrafa en diversos programas de televisión, incluyendo Caliente, y en discotecas.

“España me ofreció oportunidades que, si no las aprovechaba en ese momento, no sabía si se iban a volver a repetir”, repasó sobre la oportunidad que llegó durante su primer matrimonio. “Le digo ‘marido, estamos recién casados y necesitamos dinero’… yo siempre proveyéndole buena vida a todos…”, analizó al compartir el recuerdo. “No teníamos muebles. Dormíamos en un mattress en el piso. Vi la oportunidad a nivel económico con muy buena paga en esos tiempos”, recordó. “Me iba bien, enviando los chavitos para acá”.

Eventualmente, una de las decisiones difíciles que tomó fue la del divorcio. “Entre una cosa u otra, claro que abandoné mi matrimonio, pero a la misma vez estaba persiguiendo mis metas y sueños, que no me lo iba a poder dar ningún matrimonio, ni mis padres, que vengo de una familia humilde. No me arrepiento de nada”, resaltó sobre la separación oficial que se dio cerca de cinco años de casados. Esto la lleva a reflexionar sobre cómo ha repetido patrones en su vida amorosa, incluyendo el de llevar la carga económica en la relación “en la mayoría de mis casos”. En este sentido, confesó tener un cambio de mentalidad. “Ahora, para mí todo, bien egoísta. Yo viajo, yo me pago mi viaje. Antes yo cargaba con todo el mundo, ‘vámonos’, todos del bolsillo. Ahora no”.

La expresentadora de Lo sé todo (Wapa TV)quien en 2015 se divorció de Ediel Varela tras poco más de cinco años de casados, continuó su reflexión sobre algunas de sus decisiones pasadas. “Nadie me manda a estar enamorándome también de chamaquitos. Ya yo no soy cougar. Ya yo voy para tres años que dejé la cab… de que me gustaran los chamaquitos. Los miro, se me hace la boca agua, pero ya no hago approach con lo que puede ser casi un nieto”.

De paso, reveló lo que no está dispuesta a tolerar en una nueva oportunidad en el amor. “Las inseguridades de nadie. Que cada quien bregue con lo suyo. Las inseguridades de las parejas te llevan a complacer tanto a otro para hacer feliz a otro, que te quedas a mitad del camino mirando para atrás y preguntándote ‘¿quién yo soy?, ‘le gustaba como yo era y ahora resulta que la choca’. No voy a lidiar con inseguridades”, dijo, y resaltó que, aunque en la actualidad no tiene pareja, “sigo enamorada del amor”.

Con más tatuajes

Como parte de su enfoque para recibir los 60, se añadió dos tatuajes a los nueve que ya lucía. Uno de ellos es sobre un águila en referencia a la metamorfosis que experimenta esta ave a sus 40 años, cuando tiene que decidir entre dejarse morir o renovarse para vivir varias décadas más. “Me encanta su proceso, que es espectacular, y la capacidad que tiene de defenderse de sus enemigos volando alto”, resaltó. El otro presenta a una mujer con un sombrero y una copa de vino. “Soy yo”, especificó, y confesó que es en memoria de “mi titi Luz, que en paz descanse, la hermana de mother, que murió en octubre y lo sufrimos bastante”.

Cortar su melena también formó parte de su transformación. “Había mucha carga en mi cabeza, muchas experiencias gratas y otras no gratas y quería sentirme libre”, confesó, y expresó que por ahora no tiene en mente someterse a cirugía estética alguna. “Mientras exista el Botox, me pongo unos toquecitos por aquí y por allá”.

Seguir disfrutando en la mayor medida posible de la compañía de su mamá, Gloria González, quien cuenta con 95 años de edad, sigue siendo una prioridad. “Ha estado delicadita de salud, pero es un roble”, sostuvo con orgullo sobre quien cariñosamente llama “mother”. “Hablamos todo. Es mi confidente y mi mejor amiga. Sabe todo lo mío, lo bueno y no tan bueno”.

“Un junte para la histeria”

Expresar con humor diversas vivencias a lo largo de su vida, es parte de lo que presentará en su stand-up comedy.

“No es la primera vez que estoy en una pieza que la palabra cab… esté envuelta. Es increíble cómo me persigue esta palabra, o sea, somos como primas hermanas”, dijo entre risas al recordar cuando en 2008 formó parte de la puesta en escena ¿Por qué los hombres aman a las cabronas?, basada en el libro de Sherry Argov.

“Me voy a basar en cómo yo soy, en mi realidad”, adelantó sobre su presentación previa al monólogo de la exreina de belleza, una adaptación de la pieza original de Enrique Salas. “Hay que ser bien cab… para tú llegar a los 60 con esta seguridad, sin frustraciones ningunas con relación al amor, con todo y las puñaladas. Llegar a los 60 cuando se te cayó un diente en la televisión y sacaste un perfume que se llamó Bombón porque se te ocurrió decir que se te había caído un bombón de la boca”, dijo al recordar cuando en 2017 se le desprendió una lámina dental durante su intervención en Lo sé todo.

“Voy a escribir como una guía pero sé que puedo entrar y salir de esa guía como me plazca”, enfatizó, y valoró la oportunidad de estar en un proyecto con la exreina de belleza.

“Estar con esta mujer va a ser sumamente explosivo”, adelantó con ilusión. “Va ser un junte para la histeria”, aseguró. “No conozco a ese mujerón personalmente, pero ¿quién no sabe quién es Alicia Machado? Sé que es una mujer superfuerte así como yo, valiente, transparente, que dice las cosas de frente, y eso me gusta mucho de ella”, resaltó, y mencionó que próximamente se conocerían por videollamada.