sábado, diciembre 3Música l Noticias l Entretenimiento

Senador le exige a Biden que cumpla sus promesas tras azote de Fiona

“Es bueno que el presidente pueda observar directamente los destrozos causados por Fiona”, dijo Rafael Bernabe.

El senador Rafael Bernabe, del Movimiento Victoria Ciudadana, destacó hoy, lunes, que Puerto Rico debe aprovechar la visita del presidente de Estados Unidos Joe Biden para insistir en acciones de fondo que el país necesita. Algunas de esas acciones fueron parte de las propuestas de campaña del ahora presidente.

Bernabe indicó que: “es bueno que el presidente pueda observar directamente los destrozos causados por Fiona y que tome las acciones inmediatas que puedan acelerar la recuperación. Aunque, en términos prácticos, Puerto Rico necesita más acción que visitas. Hay que recordar que Fiona agravó y volvió a plantear problemas que existían antes de Fiona y que deben atenderse.” Por otro lado, Bernabe señaló que “a menudo escuchamos la frase de que los funcionarios electos tienen que rendir cuentas sobre su ejecutoria, idea con la que estamos de acuerdo. Pero esto aplica a todo el mundo, incluyendo al presidente de Estados Unidos”.

Este recordó que: “la propuesta Biden-Harris para Puerto Rico incluía apoyar un proceso justo para solucionar el problema del status. También reconocía el efecto negativo de las políticas impuestas por la Junta de Control Fiscal. Se comprometía explícitamente a terminar las políticas de austeridad de la Junta. Además, prometía ayuda relacionada con la deuda (”debt relief”) que permitiría a Puerto Rico renegociarla adecuadamente”.

Bernabe indicó que: “ninguna de estas promesas o propuestas se ha cumplido. Poco o nada ha hecho Casa Blanca para iniciar un proceso de descolonización, fuera de algunas declaraciones generales y vagas, similares a las de pasadas administraciones. Es una irresponsabilidad que todas las ramas del gobierno federal reconozcan que Puerto Rico es una posesión de Estados Unidos, bajo los plenos poderes del Congreso, es decir, una colonia, y no tomen acción para iniciar un proceso de descolonización. Por otro lado”, añadió, “la Junta de Control Fiscal sigue imponiendo sus políticas de austeridad, ampliando su radio de acción a temas como la reforma laboral, que está fuera de los poderes que le otorga PROMESA”.

En cuanto a la deuda, indicó Bernabe que: “luego del terrible acuerdo de COFINA, se aprobó otro acuerdo sobre la deuda de Obligaciones Generales y ahora se está renegociando la deuda de la Autoridad de Energía Eléctrica, sin que aparezcan acciones de debt relief del gobierno federal que nos ayuden en la batalla contra los bonistas”.

Bernabe subrayó que: “la situación con el tanquero de diésel volvió a plantear el efecto negativo de la inclusión de Puerto Rico en la ley Jones, es decir, las leyes de cabotaje de Estados Unidos. Es bueno que se otorguen dispensas de emergencia, pero no basta. La ley Jones debe enmendarse para excluir a Puerto Rico de sus disposiciones. El presidente Biden defiende la ley Jones. Pero nosotros no estamos solicitando la revocación de la ley Jones. Estamos solicitando que se excluya a Puerto Rico de la ley. Esto se logra con una enmienda, sin tener que revocar la ley. También hemos indicado que la enmienda debe acompañarse de medidas locales para asegurar protecciones laborales en los puertos de Puerto Rico que pueden ponerse en riesgo como resultado de la enmienda”.

Bernabe considera que: “recibir al presidente sin plantear estos problemas no es serio. Da la impresión de que se nos pueden hacer promesas y luego incumplirlas sin que a nosotros y nosotras nos moleste. No es digno de nuestro pueblo”.

Bernabe concluyó señalando que: “si el presidente está comprometido con atender algunos de los problemas que nos agobían debe comprometerse con el diseño de un proceso de autodeterminación que sea descolonizador, informado y justo, con opciones no coloniales, la decisión final en manos de nuestro pueblo, y condiciones económicas y legales, en todas las opciones, que tomen en cuenta el legado y las condiciones creadas por 120 años de relación colonial, perpetuadas por el Congreso. Debe intervenir para terminar la dictadura de la Junta de Control Fiscal en Puerto Rico, cuyos efectos negativos ya ha reconocido. Podría empezar por radicar un recurso amicus en el tribunal federal, rechazando el intento de la Junta de revocar la reforma laboral, que, aunque insuficiente, restaura algunos derechos de nuestra clase trabajadora. Y puede y debe someter una enmienda a la Ley Jones, para eximir a Puerto Rico del alcance de esa legislación”.